Conciertos meditativos – Silencio en el Sonido

Realizamos conciertos que tienen la intención de producir un estado profundo de relajación que ayude a entrar en un proceso de meditación.

Las vibraciones de esta sesión meditativa provienen de los siguientes instrumentos:

  • Tingshas: Címbalos tibetanos cuyo propósito es indicar el inicio y el fin de la meditación mediante un sonido metálico claro y sostenido.
  • Boles tibetanos : Instrumentos ancestrales de origen asiático, fabricados con varias aleaciones de metales, cuya vibración produce un sonido caracterizado por muchos armónicos que enriquecen una frecuencia fundamental.
  • Boles de cuarzos : Instrumentos hechos de cuarzo (dióxido de silicio) que produce una onda sinusoidal pura y crean un sonido multidireccional de gran amplitud.
  • Bansuri: Flauta travesera originaria de la India, hecha de una sola pieza de bambú de forma artesanal y que consta de seis agujeros modulables, ligada a la mitología hindú a través de Krishna. Su sonido es continuo, dulce y profundo.
  • Sánsula: Metalófono de mano creado a partir de la Kalimba, con una membrana sintética asociada que le confiere armónicos y un sonido muy atmosférico que evoca a la infancia.
  • Voz / cantos armónicos: Se emplea la voz de manera consciente amplificando unos armónicos determinados y se generen dos o más notas audibles a la vez, siguiendo una técnica vocal ampliamente extendida especialmente en Asia Central (Tuva).
  • Didgeridoo: Instrumento ancestral de viento de los aborígenes australianos, agujereado naturalmente por las termitas. Tiene un sonido grave y profundo. Con la técnica de la respiración circular se consigue un sonido continuo.

[/fusion_text]